Equipos: Lo Peor De Llevarse Bien

May 2, 2017

Un proyecto de retiro para el desarrollo del equipo de operaciones se pospuso de nuevo por falta de comunicación entre los miembros del equipo. Qué ironía!

 

Cuantas veces he oído al director de RH de esta empresa decir que el equipo funciona bien porque se llevan bien, que no hace falta coaching de equipo porque no ven que haya algún conflicto entre sus miembros. Y luego… Un proyecto se pospone y la compañía está obligada a pagar la multa por romper condiciones de contrato. Las decisiones se posponen, los desacuerdos se resguardan y se ventilan sentimientos sólo en privado entre algunos miembros; porque afuera les da miedo ofender a alguien. Y se me pide ayudar a los miembros del equipo a ponerse de acuerdo.

 

Cuando un equipo cree que está bien porque se llevan bien entre ellos, están malentendiendo por completo cómo funciona un equipo sano; están desconociendo las dinámicas de un equipo sólido.

 

Me tocó participar en las reuniones con este tipo de equipos. Generalmente habla una sola persona, los demás asienten con la cabeza demostrando aprobación, otros resguardan su opinión y todos temerosos de romper la armonía falsa. Las reuniones aburridas, en cada siguiente se tratan los mismos asuntos sin lograr avance significativo. Por fuera todo parece paz y tranquilidad. Me aburren a mí y cada miembro del equipo siente lo mismo.

 

¿Se reconocen algunos de ustedes en esta foto? Seguro que sí.

 

¿Qué tal una reunión donde se prenden las pasiones, donde cada uno busca expresar su opinión y escucha a los demás, donde hay un interés genuino a lograr un avance palpable hacia las metas?

 

Sí es posible, y se puede lograr en tiempo corto. Se los aseguro.

 

Así son las reuniones de equipos de las compañías más exitosas tales como Palmolive o Pepsi; cuyas reuniones parecen campo de batalla o una película de acción.

 

¿Por qué es tan difícil para muchos equipos crear este ambiente de intercambio de opiniones abierto y sin resentimiento?

¡La respuesta es confianza! En vez de decir: “Nos llevamos bien” tienen que poder decir: “Tenemos confianza autentica entre nosotros.”

 

En muy pocos equipos existe confianza entre sus miembros. Se conocen muy poco; sólo dentro de lo que el trabajo permite, se llevan bien porque ni se les ocurre retar a un compañero a crecer o ser fiel a su compromiso y ni se les ocurre compartir sus debilidades ya que se muestran vulnerables frente a otros.

 

La confianza entre los miembros de equipo lo es todo. Si no hay confianza, no hay compromiso; no hay apertura y crítica sana y como consecuencia, el avance hacia las metas de la empresa es muy lento y cada uno se enfoca en metas personales en vez de las metas del equipo.

 

Con la auténtica confianza se abre la comunicación, con disposición a escuchar, a criticar y no sentirse ofendido.

No es tan difícil crear la confianza.

 

Descubrí a través de mi experiencia que es aún más fácil aquí, en país Latinoamericano que en Estados Unidos, donde me eduqué y trabajé varios años. Aquí la gente busca pertenecer, sentirse parte de algo. Diferente a la cultura enfocada al individualismo y éxito personal en muchos países de Europa o los Estados Unidos.

 

Aquí hemos logrado construir la confianza entre los miembros de equipo en tan sólo dos meses; la gente se abre más fácilmente y pone objetivos comunes por arriba de los objetivos personales.

 

Para reforzar la confianza, lo que hace falta es crear situaciones donde la gente empieza a conocerse, a compartir tiempo fuera del trabajo, con familias, en los retiros de equipos; situaciones donde los miembros de equipo conocen cuáles son los valores de cada uno, cuáles son las fortalezas y debilidades de cada uno, dónde pueden contribuir a cada miembro.

 

Muy a menudo los equipos se enfocan en el día a día pasando por alto la importancia de tener convivencia, reuniones semanales donde los asuntos que se tratan son exclusivamente los asuntos de fortalecimiento del equipo, la visión, los valores, el propósito del equipo, el avance de la estrategia. Estos tres conceptos mal utilizados solo provocan una sonrisa sarcástica, pero trabajados a fondo y teniendo una esencia se traducen en un compás para un equipo, se traducen en una claridad cristalina para un equipo de alto desempeño. Un equipo tiene que tener su propia visión y misión, sus valores y su estrategia. Se tienen que sentir como una unidad dentro de la empresa.

 

Suena fácil. Es fácil de lograr teniendo la convicción de que un equipo fuerte, un equipo que funciona a base de una confianza sólida es la clave de una compañía de excelencia versus una compañía mediocre.

Please reload

Featured Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Recent Posts

September 25, 2018

September 18, 2018

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
 

+1 604 355 6189

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram
  • Twitter

©2018 by Passion To Lead